Tarima flotante y juntas separadas.✅La mejor solución.

Reparar los suelos laminados o flotantes en los que las juntas ya están abiertas no tiene por qué ser complicado. Te explicamos un truco para reparar las juntas abiertas.

Las juntas abiertas en nuestros suelos laminados o flotantes son uno de los problemas más comunes en este tipo de instalaciones. Ya que solemos tener una o dos juntas como máximo en la habitación.

Si se han separado varias lamas del suelo, el problema puede ser mucho mayor.

  • Una mala instalación (subsuelo).
  • Una mala calidad del suelo y mal anclaje.

Cuando digo mala instalación, no hablamos necesariamente de piezas mal instaladas. También puede deberse a irregularidades o rebordes y pequeños altos en el suelo o incluso, deberse a condiciones climáticas no óptimas (demasiadas fluctuaciones de temperatura y humedad, alta baja o ambas)..

El verdadero problema de las juntas en los suelos laminados no es la estética. Una vez abierto, el daño aumenta rápidamente, las lamas se resquebrajan, los bordes se astillan y, sobre todo, el agua empieza a penetrar. Tienes que encontrar una solución lo antes posible. Afortunadamente, esto no es demasiado complicado de hacer.

 

¿Porqué se rompe mi suelo laminado y se abre?

Los suelos laminados están hechos principalmente de madera. Y se expande o contrae naturalmente en respuesta a los cambios ambientales. Estas fluctuaciones pueden dar lugar a pequeños huecos entre las piezas del suelo laminado.

La importancia de los sistemas de unión en los suelos laminados es alta, por eso siempre recomendamos utilizar materiales con cierres homologados por el fabricante.
La finalidad de los sistemas actuales de enclavamiento o anclaje no es sólo facilitar la instalación, sino también evitar que las juntas abiertas se desprendan con el movimiento natural del suelo de madera.

Si el patrón de enclavamiento no es correcto, el resultado es una conexión débil. Otros factores que pueden influir en el agarre son el grosor de la tabla y la densidad de la misma. Es decir, cuanto más densa y mayor sea la densidad, mayor será la resistencia.

Estos son algunos de los factores que pasan desapercibidos para muchos compradores de suelos laminados que sólo se fijan en el diseño y el precio y, sobre todo, en la clasificación de CA.

 

juntas de suelo separadas como solucionarlo

¿Cómo reparar y solucionar la separación de mi suelo laminado?

Dependiendo de la magnitud del problema, existen varias soluciones para unir las juntas laminadas o de madera.

Si sólo hay una o dos, podemos utilizar algunos trucos para arreglar las juntas abiertas o desprendidas. La idea es muy sencilla. Arreglar todo lo que podamos golpear de una manera u otra de forma suave y sin provocar daños. Para ello puedes utilizar martillos de goma o similar.

  • 1º Opción de materiales necesarios para hacerlo tú: un trozo de madera, cinta adhesiva de doble cara y un martillo.
  • 2º Opción de materiales si deseas arreglarlo tú: una ventosa, como las que utilizan los albañiles para las piezas grandes de cerámica, y un martillo, preferiblemente de goma para no dañar la ventosa.
  • 3º Si lo anterior no funciona del todo y podemos corregir un poco es desnivel inicial, acercándonos a como debería estar, puedes probar a poder una transición. No es lo más recomendable ya que en ocasiones lo mejor será volver instalar esa zona de suelo afectada, pero puede que esa última solución te evite tener que andar a vueltas nuevamente con el suelo de casa. Si es cierto que de valer, corre el riesgo de volver a pasar en el futuro.
  • Pasos: Fijamos la pieza de madera o la ventosa al tablero y golpeamos en la dirección en la que queremos que encajen las piezas.

El problema de este método es que al unir una junta, podemos separar otra junta a lo largo de la misma línea. Esto es algo en lo que hay que pensar y anticiparse antes de decidirse a empezar a reparar juntos.

La idea es tener el menor número posible de juntas separadas.

 

¿Qué hago si mi suelo laminado tiene muchas juntas separadas?

Si optas por hacerlo tu mimo/a, debes tener en cuenta lo siguiente.

Separe el zócalo de la pared. Para ello, puedes retirar los zócalos (esto es algo que a menudo se pasa por alto). No empieces a quitar zócalos como un loco/a, mira dónde se han abierto las juntas y determina dónde vas a presionar las piezas.
Utilice la palanca de instalación del suelo laminado para volver a colocar las piezas. Aunque la ventaja de esta operación es que no se abren nuevas juntas entre habitaciones, es necesario comprobar las juntas de dilatación con la pared. Las distancias mínimas y máximas a observar, en este caso determinadas por el grosor del zócalo, son el factor a enmascarar. A ojo ten en cuenta que el suelo quede debajo del rodapié, técnicamente mantén una separación entre 0.8 y 1,5 mm entre el suelo y la pared.
Luego vuelva a colocar el zócalo, pero a veces puede ser necesario emplear masilla y también la pintura para que quede como antes.

  • Si el problema persiste podemos utilizar cola de carpintero que la impregnaremos en las juntas antes de rejuntar previamente limpias.
  • Si bien optas por delegar esta tarea en alguien profesional, y compraste un suelo nuestro, podemos ayudarte.

 

🥇 ¿Necesitas un suelo de calidad?

En caso de que necesites un nuevo suelo de madera, tarima o vinílico te podemos ayudar. Te ofrecemos las siguientes gamas líderes en el mercado actual de las nuevas obras y reformas. Además, en caso de que colocases nuestro producto, podremos ayudarte con problemas de este estilo gracias a la facilitación del correcto instalado recomendado por el propio fabricante así como su óptimo mantenimiento.

Compártenos si te ha gustado.